Se han desatado las iras por todos los lados con la noticia de que Whatsapp pasará a ser de pago para los dispositivos android, blackberry y windows phone, y entre medias de esas iras, ya he leído la consiguiente lista de tópicos repetidos cual mantra por los tristes de siempre. Sí, he dicho tristes, porque hay que ser muy triste para señalar a los españoles como gente mezquina, miserables que no son capaces de pagar por las cosas, incluso cuando hablamos de 0,89 miserables céntimos de euro, hay que ser muy triste para decir eso y quedarse tan a gusto.

Lo primero de todo, generalizar es muy de otras épocas, es, permitidme decirlo, de poco viajado. Vamos, de que no te da mucho la luz del sol. Hay que salir más, viajar y relacionarse con la gente, es la forma de romper falsos tópicos e ideas preconcebidas.

whatsapp ochenta y nueve céntimos

Fuente personal…

Es realmente un tema económico…

Yo creo que este debate, si lo trasladamos solo a los términos económicos, está cojo. Pero vamos a abordar primero el tema económico, para no pecar de lo mismo pero de otra pata. Luego abordaré el tema moral que, para mí, es esa otra pata de este debate. Toda relación comercial debería ser transparente y no buscar réditos de engaños, sutiles, pero engaños. El trabajo de la gente que elabora la app tiene un precio y hay que pagárselo. Es más, espero que los trabajadores hayan estado cobrando religiosamente todo este tiempo. Igual de lícito es que los emprendedores o “mecenas” de la empresa quieran sacar beneficio, faltaría más, para eso existen el consumismo y el capitalismo. Pero veamos a simples rasgos qué es Whatsapp. En 2009 crean la app que no es más que una versión personalizada del protocolo abierto XMPP. Es un servicio de mensajería que usa la conexión de datos de los dispositivos móviles, es decir, funciona conectada a Internet. Como curiosidad, los fundadores de esta compañía son ex-directivos de Yahoo.

La estrategia comercial de la compañía es algo retorcida, a los usuarios de Iphone se les cobraba un coste por la descarga inicial y con ello aseguraban el servicio de por vida. Al resto de usuarios, con otros SO en sus dispositivos móviles, se les ofrecía gratuitamente. Al cabo del tiempo, en algunas actualizaciones, ya se “recordaba” que la app tenía un coste, pero que se prolongaba la gratuidad un año más. El por qué de diferenciar a unos dispositivos de otros técnicamente hablando no está muy claro. La situación ha cambiado, la compañía ya ofrece la app para iphone gratis (por tiempo limitado) y ahora empieza a cobrar al resto de dispositivos una cuota anual. A mí me da la sensación de que van dando bandazos. A veces no hay peor enemigo que uno mismo, las cosas podían haberlas hecho desde el principio y para todos igual…

El tema ético o moral…

Pues sí, yo creo que para vender no vale todo, que da igual que lo que vendas sea una aplicación para un dispositivo móvil o un coche. Si desde el principio el que vende no es claro o no muestra todas las cartas, ya podrás vender el mejor coche del mundo, pero eres un tramposo. Y si me haces trampas en el precio, qué podrás hacerme en el resto… Es legal ofrecer un servicio a precio de cero euros y, de repente, ponerle un precio de cero con ochenta y nueve euros. Por supuesto, como también es legal dejar de usar ese servicio por no estar dispuesto a pagarlo. Como estrategia empresarial no es nueva, me recuerda a la de cierta compañía de software de Cad, que hace más de veinte años regalaba copias de su programa a estudiantes, lo imponía en institutos y universidades, daba facilidades para hacer copias y más copias… Y al cabo de los años, cuando el sector de la sociedad al que iba dirigido ese software solo sabía usar ese programa, empezamos las campañas para perseguir las copias no registradas, las tarifas abusivas, las versiones anuales que en nada práctico mejoraban a la anterior, dejando de dar soporte a versiones de tres años hacia atrás… En fin, legal, sí, seguro que es muy legal, otra cosa es si hablamos de hasta qué punto se puede aprobar moralmente el crear dependencias de un servicio, con unas determinadas condiciones para, de buenas a primeras, cambiar las reglas del juego. Legal sí, amoral también.

Que no os engañen, tampoco os auto engañéis, no es un problema de la mezquindad de los españoles o de la marca España, no tiene nada que ver con lo del “todo gratis” o lo de la “ley Sinde” o que seamos piratas o tacaños. Es más un problema de estrategia comercial, que para mi gusto es de moral distraída.

¿Qué voy a hacer yo?

Os voy a ser tremendamente sincero, hace algo más de un par de meses intenté probar otra app de la competencia de Whatsapp, no me satisfizo la experiencia. Ahora se anuncian por la televisión, lo mismo han mejorado el par de problemas que encontré, pero, de momento, no hay otra app similar que me convenza. Imagino que como la mayoría, la uso para quedar con mis hermanos, mis amigos y hacernos unas risas, no es un software de trabajo, para mí no. No creo que mi círculo, con los que uso esta aplicación, vaya a cambiar y yo no voy a desconectarme de ellos por la moral distraída de los dueños del negocio. Así que llegado el momento de la “caducidad” de mi app y si mi círculo sigue en la misma situación, pasaré por caja. También os digo que casi todos tienen cuenta de Gmail y Google Talk es una opción técnicamente mejor que el resto. Eso sí significa seguir estando bajo la atenta vigilancia del ojo de mordor…

¿Vosotros qué vais a hacer?

2 comentarios
  1. César Abe Emperador
    César Abe Emperador Dice:

    Muy creativa la foto (mucho más la de perfil) pero demasiado copia-pega y contenido algo paternalista y para principiantes no? La pena es que por escrito se pierde el timbre de Segura en sus 4 obras maestras,
    y haría el contenido más ameno…

    Sugiero tema para un siguiente post:
    http://www.yorokobu.es/no-disparen-al-freelance/

    Resalto el último párrafo:
    “No es lo mismo el emprendedor por necesidad que ser emprendedor vocacional. El primero acaba de ser despedido de su trabajo y le han dado un finiquito molón, pero siente horror vacui porque fue educado en la cultura del “búscate un contrato indefinido y échate a dormir”. Este tipo de emprendedor acude a Expofranquicia y acaba invirtiendo todo su dinero en montar una tintorería o un 100 Montaditos.”

    Anyway, mucha suerte con el negocio y a correr.
    Saludos

    Responder
    • aberedes
      aberedes Dice:

      En primer lugar gracias por colaborar con tu comentario.
      No entiendo bien lo del copia-pega, pues no sé bien si es una forma de hablar o si afirmas que he copiado y pegado algo, si es lo primero, ¡Viva la libertad de expresión! aunque no se entienda lo expresado, si es lo segundo es cuando menos incierto, malo o peor es un texto integramente mío. Hay cosas que no se deberían decir tan a la ligera. “paternalista y para principiantes”, lo primero creo que no y lo segundo es fácil que sea así, como dices.
      El resto es difícil entender alguna que otra frase, he dudado que hablemos el mismo lenguaje. Tu sugerencia es bienvenida, el enlace y su contenido me gustan, ya los tenía en mi lista de lecturas 😉
      Un saludo.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *